La cefalea es uno de los síntomas más comunes de la población en la actualidad y tiende a cronificarse con el paso del tiempo. En España, el 12’3% de las mujeres y el 4’2% de los hombres padece dolor de cabeza con frecuencia.

Por otro lado, el dolor cervical es una queja común que afecta al 70% de la población en algún momento de sus vidas; y entre el 60%-80% de los pacientes con cefaleas intermitentes presentan dolor de cuello asociado al dolor de cabeza.

Las tres formas más comunes que tiende a presentar la cefalea son la migraña, la cefalea tensional y la cefalea cervicogénica (CC) en este orden de prevalencia. 

La cefalea cervicogénica hace referencia a la cefalea derivada de una disfunción musculo-esquelética de la columna cervical sobre todo, de los tres segmentos cervicales superiores y constituye alrededor del 15-20% de todas las cefaleas crónicas y recurrentes.


¿CÓMO PODEMOS SABER SI NUESTRA CEFALEA ES DE ORIGEN CERVICAL?

Actualmente no existe una manera fácil y rápida para determinar el origen de las cefaleas. Para valorar si tu dolor de cabeza está relacionado con el cuello, la mejor opción es la combinación de varios test de movimiento cervical con una buena anamnesis realizada por un profesional.

A continuación,  os dejamos algunas preguntas que  os  podéis formular para intuir si se trata de este tipo de cefalea:
- ¿El dolor siempre se localiza en un lado de la cabeza?
- ¿Suele ir desde detrás de la oreja hasta la frente u ojo?
- ¿Aparece el dolor de cuello y cabeza al mismo tiempo?
- ¿Cuándo el dolor de cuello disminuye lo hace también el de cabeza? ¿Y viceversa?
- ¿Notas que te falta movilidad cervical? ¿Si es así, empeora la cefalea cuando se fuerza el rango de movilidad que falta?


TRATAMIENTO DESDE LA FISIOTERAPIA
La fisioterapia es el primer tratamiento que se debería recibir ante esta situación ya que ha demostrado ser muy efectiva además de conservadora en el tiempo.
La literatura científica revela que el tratamiento más efectivo, es una combinación de ejercicio terapéutico, terapia manual y/o punción seca y educación terapéutica.
Este último es de gran importancia puesto que existen factores perpetuadores del dolor como el estrés físico y emocional, una mala ergonomía, sedentarismo, creencias erróneas o malos hábitos de sueño.


¿Crees que tu dolor de cabeza puede ser de origen cervical?
Acude sin pensarlo a un profesional. 
En la clínica Tecma estaremos encantados de poder ayudarte a mejorar tu calidad de vida.

Compartir: